AÑO 2022. DESPUÉS DE LA PRIMERA GUERRA MÁGICA, LA PAZ REINÓ DURANTE LARGOS AÑOS. AQUELLOS QUE LUCHARON EN LA GUERRA CONTRA EL MAL, HICIERON SUS FAMILIA Y ACTUALMENTE SUS HIJOS SE ENCUENTRAN ESTUDIANDO EN HOGWARTS DE MAGIA Y HECHICERÍA.
TODO ERA PAZ, HASTA QUE REGRESÓ BELLATRIX LESTRANGE, QUE VOLVIÓ DE ENTRE LAS SOMBRAS FINGIENDO SU MUERTE Y ADUEÑÁNDOSE DEL MUNDO MÁGICO Y MUGGLE, HASTA DE HOGWARTS. UN NUEVO DIRECTOR REINA EN EL COLEGIO VOLVIENDO TODO A SU ANTOJO, TOQUES DE QUEDA, LOS SLYTHERIN Y MORTÍFAGOS SON DUEÑOS DENTRO DEL COLEGIO. LOS VAMPIROS SE HAN UNIDO A LA CAUSA Y AHORA ALGUNOS ESTUDIAN EN HOGWARTS, TODO PARA ACABAR LO QUE UN DÍA EL SEÑOR TENEBROSO NO PUDO TERMINAR.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 45 el Lun Abr 11, 2016 7:55 pm.
Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Jue Feb 05, 2015 5:49 pm por Invitado

» onceuponarebith. [Elite]
Lun Nov 17, 2014 7:27 am por Invitado

» Shadow Flames || Cambio de botón { Élite }
Sáb Oct 25, 2014 7:38 am por Invitado

» Avada Kedavra -Foro nuevo- (Afiliación Élite)
Miér Oct 01, 2014 1:54 pm por Invitado

» Only need the light when it's burning low
Lun Sep 29, 2014 5:25 pm por Calliope A. Nott

» ¿Quieres rolear?
Dom Sep 28, 2014 10:26 am por Ethan N. Schwart

» Registro de empleo
Lun Sep 01, 2014 3:33 pm por Idris Biersack

» Registro de habilidades/razas
Lun Sep 01, 2014 3:32 pm por Idris Biersack

» Registro de Boggart
Lun Sep 01, 2014 3:26 pm por Idris Biersack



•00455•
•00040•
•000355•
•00100•



(32/40)
Staff
Staff
Chloé Benoit


Perfil ▲
▲ MP
Lily Potter

Perfil ▲
▲ MP
Rose Weasley


Perfil ▲
▲ MP
Katherine Queensy


Perfil ▲
▲ MP
Credits
Tanto las IMAGENES, DISEÑO e INFORMACIÓN, pertenecen a FINITE-INCANTATEM. Las primeras fueron obtenidas de Tumblr, We Heart It, DeviantART, Google y PotterMore.
La información fue obtenida de PotterMore y harrypotterwiki.
El foro fue basado en la saga de J. K ROWLING, y basado en las creaciones de la ADMINISTRACIÓN DEL FORO.
Agradecemos a los aportes de SourceCode y ForoActivo
Por favor digan NO al PLAGIO

Nor you nor without you

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nor you nor without you

Mensaje por Chloé E. Benoit el Lun Abr 14, 2014 12:16 am

Quien diría que a aquellas horas de la mañana, cuando el sol estaba en lo más alto con todo su esplendor, desprendiendo luz y sobre todo calor, Chloé iba a estar sentada sobre las escaleras donde conducían a la lechucería. Ya había comenzado la primavera hacía cosa de tres semanas y parecía que no pero en el clima se notaba el cambio. El hielo que se acumuló sobre los escalones de la lechucería habían desaparecido, y hoy hacía un día estupendo, por lo que prefirió esconderse allí, donde suponía que nadie iría. Conocía bien el colegio y casi todos los sitios donde la gente no solía visitar, por ello creía haber elegido el lugar adecuado. No pretendía esconderse, o tal vez sí, de todos modos estaba casi segura que nadie la buscaría un sábado por la mañana, juraría que Rose y Lily habían planeado hace bastantes horas una escapada hacia Hogsmeade, sin el permiso del director, como siempre.

Se había levantado bien temprano, puede que a las siete de la mañana. Era fin de semana, por lo que no se preocupó en colocarse el uniforme. Peinó sin muchas ganas su desordenado pelo y sin pasar por el Gran Comedor para desayunar, fue directa hacia las afueras del castillo, no sin antes coger la bolsa que contenía su cámara mágica. Tenía planeado desde que había abierto los ojos, que iría a ese lugar, donde podían capturarse fotografías muy interesantes, ya que al ser una torre alta se podía divisar el hermoso paisaje. No era ningún secreto que desde pequeña amaba la fotografía, más aún cuando su madre se dedicaba a ello profesionalmente, cosa que ella tenía pensado hacerlo también. No subió al final de la torre, prefirió quedarse un poco más de la mitad de las escaleras, ni muy arriba ni muy abajo. No quería subir arriba del todo, ya que como su propio nombre indicaba, la lechucería no era un lugar para personas, aunque sí podían ir a visitarlo, pero ella se mantenía sobre un frío escalón, sentada. Parecía absurdo estar allí sola, pero aquello le relajaba y más a su favor, el día de hoy era espléndido. Suspiró mirando al cielo, sin duda hoy era un día como otro. Se levantó, sacando de su bolsa la cámara y mirando por el visor, para capturar una fotografía a una ave que volaba cerca de allí.


LIVING IN AFRAID
I need to hear you say that, "I love you, I have loved you all along and I forgive you for being away for far too long". ∑Θ
avatar
Chloé E. Benoit
Estudiante Gryffindor • Prefecta
Estudiante Gryffindor • Prefecta

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 30/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Albus S. Potter el Lun Abr 14, 2014 9:46 pm

“Con cariño, Albus.” Con aquella última frase firmo el pergamino al que le he dedicado cerca de diez minutos. Y entonces me pregunto si a estas alturas es correcto escribir “con cariño” en lugar de solo poner mi nombre. Espero y pienso. Paso la varita sobre el papel sin apoyarla totalmente, dispuesto a eliminar aquellas dos palabras que parecen estorbar, la inclino pero la quito en seguida. Son correctas después de todo. Al final son solo unas cuantas palabras que probablemente no digan nada, o quizá transmiten mucho más de lo que puedo imaginar. Se trata de algo que no he dejado de hacer pese a las circunstancias: puntualmente cada sábado por la mañana, me levanto temprano como de costumbre, bajo al gran comedor para tomar el desayuno y regreso a la habitación a escribir. En ocasiones, cuando me siento menos desanimado, soy capaz de escribir varias hojas; otras tantas ―los peores son mis días depresivos― solo alcanzo a esbozar unas cuantas líneas. El destinatario siempre es la misma persona.

La tinta se seca en pocos segundos, doblo el pergamino con cuidado, poniendo atención a cada doblez. Parece que no dejo de ser un maniático del control y el orden. Después de colocar el sello de una A estilizada sobre la cera que mantendrá mi carta en confidencialidad,  la deslizo en mi bolsillo trasero y salgo con un único destino en mente. A decir verdad la rutina no me desanima o aburre, de hecho podría decir que estoy cómodo con ella (lo cual no significa que no pueda adaptarme al cambio). Salvo por las “sorpresas”, la mayor parte del tiempo puedo arreglármelas para no morir en el intento.

No me encuentro con muchas personas en el trayecto, lo cual agradezco de cierta forma. Hace tiempo que las personas me evitan, supongo que son efectos secundarios o algo así. Subo con ligereza los últimos peldaños que deben conducirme hasta donde las lechuzas se encuentran. Y entonces la encuentro, o me encuentra, es eso, un reencuentro. Como dije, las sorpresas no son mi fuerte, en especial no ésta. Me paralizo dos segundos, tres, cuatro, cinco. No estoy seguro de si ha notado mi presencia, probablemente si, la chica es muy perspicaz y yo, yo solo me he quedado como animalillo frente al peligro.

¿Peligro? ¿Pánico? ¿Miedo? ¿Dolor? ¿Agonía? De pronto todos esos sentimientos que tanto he intentado reprimir y olvidar regresan con tan solo ver su rostro, su bello y fresco rostro. Me reprendo en seguida por poner en la misma frase ambas ideas, porque si continuo de esa forma sé que todos mis esfuerzos hasta ahora no servirán de nada. Retrocedo un escalón hacia atrás y debido a mi duda ―torpeza― termino trastabillando, lo que me obliga a apoyarme en el muro para evitar rodar escaleras abajo hasta que Merlín se apiade y haga que choque con algo o alguien que me detenga. En menos de cinco minutos mi alma ha ido y venido fuera de mí debido a las impresiones. Suelto un aliviado “Ah” en cuanto recupero el balance, ahora es cuando puedo decir que los reflejos desarrollados en el quidditch no solo son útiles en el campo, sino fuera de él también.

No olvido el hecho de que este incidente ha tenido más de un espectador, regreso mi mirada aturdida hacia la dueña de aquel cabello tan brillante y castaño. Tarde me doy cuenta de que no debí hacerlo porque me topo con su mirada, y me llena, me invade, y me hace recordar. Inevitablemente le sonrío y suelto en suave “hola”. Sé que no es correcto pero se siente bien, y creo que para volver a empezar, no es un mal comienzo.









I Belong To You
avatar
Albus S. Potter
Estudiante Slytherin • Prefecto
Estudiante Slytherin • Prefecto

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 05/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Chloé E. Benoit el Miér Abr 16, 2014 8:59 am

Mantenía un ojo cerrado, mientras con el otro visualizaba el panorama desde el objetivo de su cámara. Capturaba las fotografías sola, era una de las cosas por las que optaba más por una cámara mágica que una Muggle, aunque también sabía manejar esta última. La cámara presumía de muchos botones que giraban aleatoriamente, cosa que a simple vista para un Muggle no daban vueltas, se mantenían estáticos. Una de las cosas que tenía la fotografía, al menos para ella, era la paz y la tranquilidad que le infundía, podría perfectamente estar pasando una catástrofe a su lado, que ella no se daría cuenta si es que estaba con su cámara haciendo fotos. Era un buen pasatiempo, normalmente se solía evadir con aquel hobby ante todos sus problemas, los olvidaba aunque fuese por un par de minutos.

Mientras la cámara seguía captando fotografías, oyó un un extraño ruido, como si la suela de un zapato se resbalase sobre la piedra del suelo, haciendo un ruido hueco. Levantó la vista de la cámara mágica, dejando esta de hacer fotografías, y volvió la mirada hacia el sonido extraño, quedándose de piedra al ver la silueta de un muchacho poco más alto que ella. Sus miradas se encontraron y no pudo más que sonreír tímidamente, y al segundo comenzar a reír.
-¿Estás bien?- Dijo mientras seguía riendo, sonrojándose ligeramente al verlo casi caerse. Dejó la cámara colgada sobre el cuello mediante una pequeña correa. Quería darle la mano por si quería ayuda, pero prefirió quedarse en la misma postura.

Tragó saliva y inspiró ligeramente. Desde su despedida no habían parado a hablar, se habían visto un par de veces, quizá por los pasillos o en algunas clases, ya que ambos eran del mismo curso. Se había imaginado varias veces esta situación, pero ahora se había quedado helada como un témpano de hielo. Estaba segura que sin el ruido que oyó, no se habría dado cuenta de que estaba allí. Y no sabía si eso era bueno o todo lo contrario.
-¿Vas a la lechucería?- Levantó el dedo índice hacia arriba. Frunció levemente el entrecejo por aquella pregunta tan obvia. Se fijó en sus manos y en una sostenía lo que al parecer era una carta. Aclaró su garganta y dejó caer la mano hacia su costado. Vamos, Chloé, ¿no se te ha ocurrido algo mejor? Un, "¡cuánto tiempo!", o algo similar. En cierto modo sabía que él también la había estado esquivando, igual que hacía ella, pero al final había sucedido lo inevitable, poco más podía posponerse aquello. Pero, ¿qué es lo que se solía decir en esos casos, después de tanto tiempo y de tantas cosas que han sucedido? ¿Un simple hola? Tragó saliva intentando calmar aquellos pensamientos que ahora estaban fuera de lugar. Cambió la tímida sonrisa por la seria cara que solía llevar siempre. Buen comienzo.


LIVING IN AFRAID
I need to hear you say that, "I love you, I have loved you all along and I forgive you for being away for far too long". ∑Θ
avatar
Chloé E. Benoit
Estudiante Gryffindor • Prefecta
Estudiante Gryffindor • Prefecta

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 30/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Albus S. Potter el Miér Abr 16, 2014 4:27 pm

Bajo la mirada tan rápido como puedo para evitar quedar atrapado en el extraño azul de sus ojos, que ahora me parecen aún más místicos de lo que recordaba. Eso demuestra que mis recuerdos no son tan nítidos como solían serlo, y no sé si alegrarme o preocuparme de que no pueda recordar detalles tan significantes como esos. Observo mis viejas zapatillas de correr mientras oculto el tenue color de mis mejillas, puedo sentir el calor subiendo por mi cuello y eso que solo he escuchado su risa cantarina. ¡Gracias cuerpo! Nunca antes le había dedicado tanto tiempo a mis deportivas, verlas de esta forma me hace sentir algo fuera de lugar. Ellas y mi vestimenta en general reflejan un poco mi estado de ánimo, casi puedo escucharlas decir “necesitamos un abrazo”. No quiero parecer desesperado ante sus ojos.

Si, no ha sido nada, estoy bien.― me debato entre añadir un “no te preocupes” por mí, pero al final lo dejo ir porque no estoy seguro de si ha sentido un vuelco en el corazón por verme haciendo el tonto o si solo ha sido una fórmula de cortesía. Si fuera lo segundo me sentiría algo deprimido, pero, ¿y si se tratara de lo primero? ―Es cierto lo que dicen sobre no correr en las escaleras, tendré más cuidado― intento relajarme. Respira, uno, dos. Control. Paso una mano por mi cuello y la deslizo hacia abajo hasta tocar el sobre que guardo en mi bolsillo. Lo saco solo para tener algo en la manos con lo que liberar mi nerviosismo.

Yo, ah, sí, iba, quiero decir voy, a la lechucería, a enviar una carta, eso. ― mi mirada no ha abandonado el papel ahora un poco arrugado entre mis manos. Me gustaría golpear mi cabeza contra el muro por la cero inteligencia que está demostrando frente a la chica. Hago acopio de valor y tras un segundo levanto mi cabeza, dirigiendo mi mirada hacia su figura. Comienzo por su cabello, su rostro, frente, ojos, mejillas, nariz, labios… algo dentro de mí se fractura, ella no sonríe y de alguna forma me siento culpable. Aturdido termino de escrutarla hasta que reparo en algo que reposa en mitad de su pecho.  Lo asoció de inmediato a los artefactos muggles que el abuelo guarda en la madriguera, a decir verdad, tiene muchas cosas metidas allí pero ese artículo en especial llama mi atención. El silencio se alarga y me preocupa, creo que no hay manera de seguir viviendo en este pequeño mundo cuando ni siquiera soy capaz de mirarla a los ojos, y es que sin duda, sin importar lo que haya pasado con nosotros, no seré capaz de seguir adelante si no cierro todas mis heridas.

¿Has tomado muchas?― preguntó señalando la cámara de cuelga de su cuello. Mi voz resuena, ajena a todo pensamiento y sentimiento. Mi sonrisa también se ha perdido allí donde la suya se marchó, pero la amabilidad y suavidad permanece, es algo innato en mi―Quizás puedas cambiar de escenario si ya tienes suficiente de aquí― señalo el camino hacia arriba con mi cabeza mientras paso a su lado, subiendo uno a uno los escalones. Es una extraña forma de lanzar una invitación, pero al menos confío en que ella es libre de escoger. Libre, como siempre lo ha sido.


Última edición por Albus S. Potter el Jue Abr 17, 2014 5:20 pm, editado 1 vez









I Belong To You
avatar
Albus S. Potter
Estudiante Slytherin • Prefecto
Estudiante Slytherin • Prefecto

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 05/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Chloé E. Benoit el Miér Abr 16, 2014 8:37 pm

La carta fue fallo mío, no leí bien, perdóname por Merlín

Pasó rápidamente la lengua sobre los labios, indecisa, mientras mantenía la mirada fija en el cuerpo del chico. Inclinó ligeramente la cabeza hacia su izquierda cuando percibió que tenía la mirada sobre sus pies, lo que hizo que obligatoriamente echase un vistazo hacia la dirección donde él miraba. Parpadeó un par de veces y sonrió casi sin pensarlo, por lo que volvió otra vez la vista a su rostro, el cual seguía medio hundido. Eso no hacía más que infundirle curiosidad, así que seguía prestándole atención, a sus facciones, a sus gestos, a su modo de actuar frente a ella. Y a decir verdad se le veía tierno. Ni siquiera se dio cuenta que aún sus mejillas ardían, lo que intentó disimular mientras inspiraba y espiraba lenta y silenciosamente, pensando en cosas sin sentido para que el rubor se fuese de sus atomatadas mejillas.

Respiró tranquila al oír sus palabras, era cierto que se había reído, no lo pudo evitar, la situación había sido cómica. Pero eso no restaba que aún se siguiese preocupando por él, aunque fuese en la lejanía. Seguía con la mirada fija sobre el suelo, al igual que ella seguía inclinando más y más la cabeza hacia su lado izquierdo. Cuando comprende lo absurda que está siendo, posiciona su cabeza de normal y mira hacia otro lado, dándole las gracias a Merlín de que no la hubiese visto. Pero pronto tapa su boca con una mano y comienza a reír ligeramente, intentando ocultar que su segundo comentario le había hecho gracia. Nunca sabía como, pero todo lo que viniese de él, le hacía gracia o le enternecía.
-Por algo nos lo decían nuestras madres cuando éramos más patosos... Pero por lo que veo tú lo sigues siendo.- Dijo aún con la mano sobre su boca, haciendo que el sonido de su voz se volviese extraño, y rió un par de segundos más. -Al menos si te vuelve a pasar, espero estar ahí. Digo, para verlo...- Despegó su mano de la boca y sonrió de medio lado. Ni si quiera sabía bien porque había dicho eso, por lo que calló de inmediato, haciéndose de notar el silencio.

De repente se quedó fija sobre el papel, y comenzó a pensar quien sería el afortunado destinatario. Intentó fijarse en otra cosa, otro problema más no le venía bien, que le mandase cartas a Merlín si él quisiese. No era quien para adueñarse de alguien que nunca había sido suyo. Suspiró levemente sin querer, definitivamente debía de quitarse todos esos pensamientos de la cabeza. Pronto se dio cuenta de que el muchacho alzó la cabeza y miraba fijo a la cámara, cosa que no hizo más que sorprenderla.  Para calmar el intranquilo silencio que sin darse cuenta se había apoderado de la situación, contesta, más animada de lo que le hubiese gustado mostrar.
-Oh, sí, bastantes. Desde aquí hay buena perspectiva, se hacen buenas fotografías.- Dice entusiasmada, dibujando una gran sonrisa sobre sus labios. Lo que pasó después la dejó sin habla, literalmente, ya que se dignó a seguir con la mirada al muchacho que se movía escaleras arriba, casi sin creerse la propuesta que le había formulado. Simplemente sus pies se movieron solos hacia la misma dirección, sin si quiera contestar. Aferró sus dos manos, moviéndolas, intranquila, sigilosa. Oh vamos, solo es... él.


Última edición por Chloé E. Benoit el Sáb Mayo 24, 2014 5:03 am, editado 3 veces


LIVING IN AFRAID
I need to hear you say that, "I love you, I have loved you all along and I forgive you for being away for far too long". ∑Θ
avatar
Chloé E. Benoit
Estudiante Gryffindor • Prefecta
Estudiante Gryffindor • Prefecta

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 30/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Albus S. Potter el Jue Abr 17, 2014 5:27 pm

No te preocupes, pude dar una excusa creíble y además, me dio para escribir.


Continúo moviendo mis piernas, ambas se sienten pesadas y casi debo obligarlas a elevarse porque cada dos segundos tengo la necesidad de detenerme y mirar hacia atrás para constatar que ella está allí, siguiéndome. Vamos, tienes más control. Me aliento a mí mismo para no caer ante la tentación, pero tras un minuto de silencio en el que lo único que puedo escuchar es mi respiración, logro echar una mirada de reojo. Alivio y molestia es lo que me embarga, el primero por saber que no estoy solo, el segundo por no poder mantener arriba mis defensas. Ahora sé que es tarde para volver a levantarlas, eso me tomará tiempo y con ella aquí, es más que una idea imposible, una ilusión. Después de todo tu lo empezaste, me recrimina esa voz fastidiosa, odio cuando tiene razón.

¿Crees que soy patoso?― pregunto medio herido, lo que menos quiero de ella es lástima y compasión. Mi voz sale neutra, sin mostrar signo alguno del daño pero siendo como es ella, quizá si lo haya notado después de todo. ¿Qué haces? Continúa, no te detengas.Entonces si vuelve a suceder y tú estás allí, solo quisiera pedirte algo. ―  disminuyo mi velocidad de por sí ya lenta hasta pausar mi avance, me doy la vuelta apoyando medio cuerpo en la pared. Si ya me pasó una vez, dos serían demasiado y no podría soportarlo, mejor si prevengo otro accidente. La observo y una mueca de resignación se esboza en mi rostro. ―No se lo cuentes a nadie, esto puede quedarse entre nosotros dos― sonrisa, la mueca se convierte en una sonrisa que me hace sentir nostálgico. Porque es algo que solo puedo compartir con ella, algo que solo quiero compartir con ella.

Regreso de inmediato mi mirada y mi cuerpo entero al frente. Sigo subiendo y tan solo pocos escalones después veo lo que he venido a buscar. Todas ellas están allí, descansando sobre lo que parecen ser perchas. Algunas abren sus ojos perezosamente para observar a quien acaba de llegar, otras baten y despliegan sus alas para estirarse, y las más entusiastas lanzan cortos chillidos mientras simulan un baile moviendo sus patas de lado a lado. Yo no tengo una en especial, así que para ser más justos siempre intento tomar una diferente cada vez que vengo. Camino hacia una de las que parece estar alegre, conforme me acerco se fija en mí y sus saltitos se intensifican.

Me recuerda a ti― suelto abstraído en el pequeño animal. Sin poner más resistencia me dejo arrastrar por los recuerdos, nuestros encuentros, el lago, las charlas, las risas. Sus ojos se cierran con parsimonia cuando acaricio su cabeza con mi mano, y tengo la sensación de que parece estarse regodeando ante sus compañeras por haber sido elegida. ―¿Qué te ha sucedido?― pregunto finalmente mirándola. No es un secreto que ésta Chloé no es la misma que se marchó meses atrás, y eso me extraña, casi duele, porque ella no es mi Eve.









I Belong To You
avatar
Albus S. Potter
Estudiante Slytherin • Prefecto
Estudiante Slytherin • Prefecto

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 05/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Chloé E. Benoit el Sáb Abr 19, 2014 10:04 am

Sus manos se movían inquietas, ambas aferradas entre sí, aún con la cámara colgando. Contemplaba la silueta del chico que tenía delante, cosa que por por poco la hace tropezar, pero gracias a Merlín eso no había ocurrido. Se mantenía callada, ya que ni si quiera aún había asimilado lo que estaba ocurriendo. En las ocasiones anteriores a todo lo acontecido, siempre solían mantenerse distantes, igual que en este momento, pero hoy percibía algo diferente, sentía que no todo era igual que antes. Puras tonterías, quizás. Pero sin quererlo aquella idea permanecía en su pensamiento, notaba como algo hoy era distinto. Puede que con el paso del tiempo alguno de los dos cambiase, y en cierto modo eso sí era cierto, ya que tenía delante de ella a pocos metros, un Mortífago. Pero eso nunca la hizo recular, casi no podía creerse como aquella cara tan conocida para ella, podía pertenecer a personas con objetivos tan despreciables. No temía de él, ni siquiera cuando se enteró pudo creérselo. Es más, temía por él, por lo que pudiese pasarle después de su decisión, nunca dejaría que le ocurriese algo. Y a partir de ahí, fueron encajando piezas que aún seguían flotando sobre su mente, preguntas sin respuesta... Quizá no todo era como ella lo había creído, quizá... Quizá no todo estaba por perdido. Pero odiaba los quizás.

-Creo que te ves gracioso cuando lo eres.- Replica con un tono de melosidad en la voz. Hizo una mueca con la cara sin ser vista, tampoco pretendía ser maleducada. Ya casi no sabía como actuar frente a él, lo único que no quería era herirle. Se fijó que los pasos del chico eran más lentos, por lo que ella lo imitó, lo último que ahora quería que sucediese era eso, un choque entre ambos y que se fueran escaleras abajo. Levantó la cabeza al oír lo siguiente que dijo, mirándolo a los ojos, aunque le costase hacerlo. Se quedó tiesa en el sitio, a mitad de escalón, queriendo saber lo que iba a decir y en cambio, a la vez, queriendo saltar de allí. Temía la pregunta, sí, era cierto, la temía, no podía evitar ponerse nerviosa a cada cosa que él soltaba por la boca. Esa boca.
-Mi silencio cuesta. Te costaría caro...- Y como un espejo, la sonrisa contagió la suya y enseñó, casi sin querer, sus perfilados dientes, esbozando una pequeña sonrisa. Y como de un deja vu se tratase, miles de recuerdos aparecieron por su mente. Y aunque a veces doliesen, no podía evitar querer recordarlos.

Suspiró aliviada cerrando los ojos cuando éste retomó el camino hacia la torre. Debía de controlar sus emociones y nervios, no podía estar tensa cada vez que se lo encontrase o entablase conversación, tenía que quitarse ese mal hábito de encima. Ni siquiera podía recordar si es que siempre se había comportado así frente a él, o si es que él lo notaba alguna vez. No se sentía incómoda, ya que para ella lo más reconfortable -entre otras muchas cosas- era pasar tiempo juntos. Pero todo tenía un por qué, siempre lo hubo.
Al llegar a la entrada de la lechucería, viendo como se disponía a entrar y a escoger una lechuza, se quedó apoyada sobre el marco. Algunas de las lechuzas comenzaron a ulular alegremente, mientras que otras intentaban dormir o se mantenían con la mirada fija hacia otro lado. El comentario le cogió por sorpresa, ya que permanecía distraída mirando una de las lechuzas que no paraba de mantener la mirada en ella. Al principio no comprendió, abrió la boca para preguntar pero de pronto volvió a hablar, dejándola sin mucho que decir. Se aclaró la garganta mientras se movía inquieta, apoyada aún sobre la piedra fría del marco -ya que no había puerta-.

-¿Entonces me recuerdas plumosa y gritona?- Intentó hacer un comentario jocoso para quitarle un poco de hierro al asunto. No era sorpresa para nadie, todos sabían que nunca le había gustado hablar sobre como lo estaba pasando en ese instante, y él no era excepción. Pero a decir verdad, nadie había sido tan claro con ella desde su cambio -menos su primo, claro, él era siempre así.- -¿Tanto se me nota? Pensé que lo ocultaba bien.- Hizo una pequeña mueca ante su propio comentario. No sabía bien que contestar, tampoco sabía si había entendido bien la pregunta. Quizá preguntaba qué era lo que le había pasado para marcharse tanto tiempo, el por qué no se habían visto desde entonces, o el por qué no habían parado a saludarse hasta ahora. Y estaba completamente segura que él sabía todas las respuestas. -Yo... Bueno, creo que muchas cosas.- Recuerda con resignación todo lo sucedido, ya que desde que ocurrió aquel suceso, todo se había torcido o habían aparecido nuevas personas, como su "nueva" hermana. Relamió sus labios, pensativa. -Ahora me toca a  mí, ¿qué es lo que te ha ocurrido a ti?- Preguntó, sin quitar la vista sobre él. Apoyó la cabeza sobre el marco y esperó. Ya había esperado mucho tiempo, que más daba esperar un poco más.


LIVING IN AFRAID
I need to hear you say that, "I love you, I have loved you all along and I forgive you for being away for far too long". ∑Θ
avatar
Chloé E. Benoit
Estudiante Gryffindor • Prefecta
Estudiante Gryffindor • Prefecta

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 30/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Albus S. Potter el Sáb Abr 19, 2014 7:57 pm

Mi mano se detiene sobre la pequeña cabeza de la lechuza, parece que el animalillo ha entrado en una especie de transe pacifico debido a las caricias. Cierro mis ojos momentáneamente y escucho su voz, solo su voz. Me dejo guiar por el tono, la profundidad, las sensaciones. Sonrío en silencio aun de espaldas a su figura porque no puedo permitirme mirarla sin restricciones, tomarla, olerla, disfrutarla, porque si voy más lejos todo se vendrá abajo, lo sé. La noche de nuestro último encuentro una alarma se encendió en mi interior en cuanto ella al fin abrió su corazón para mí. Al principio la sorpresa me tomó pero de cierta forma me sentí agradecido e inclusive esperanzado, ¿Qué significaba eso? ¿Era posible que ella pudiera sentir algo por mí? Hasta ese entonces no me había detenido a pensar sobre lo que mi mente guardaba tan silenciosa y recelosamente, lo cierto es que mis sentimientos no estaban tan lejos de los suyos, y entonces… Entonces se marchó, la dejé ir y todo cambió.  

Una baja risa se me escapa, solo ella puede pensar que la recuerdo de aquella forma. ―No precisamente plumosa y gritona, pero si alegre y llena de vida― respondo con suavidad. Abro con calma mis ojos y la lechuza sigue allí, solo que esta vez me mira con atención, cuestionándome. Le ofrezco mi brazo para que suba y con una elegancia inusual el ave se aferra con confianza. Bastante extraño, pienso en mi fuero interno, nunca antes alguna de ellas cedió con tanta facilidad. En general, yo suelo tener ciertos problemas para acercarme a los animales, pero hoy, hoy nada es lo que esperaba que fuera. Me muevo hasta el comedero para proveerla de algo de alimento que mitigue el viaje que está por hacer. Omito dar una respuesta a su segunda pregunta porque no creo ser la persona de quien espera una respuesta. No es a mí a quien debes esconderle algo, ni esconderme, ni explicarme, porque a fin de cuentas no eres ya nada mío, y es mi error que sea así. Suspiro y dejo que otro silencio se instale mientras entrego el papel completamente arrugado ― espero que mamá piense que el mal estado en que recibe mi carta es debido al trayecto que debe hacer la mensajera― a la lechuza que lo recibe con otro chillido agudo. Lo interpreto como una respuesta afirmativa, como si me dijera “déjalo en mis manos, yo me encargo”.

Supongo que… han sido también muchas cosas― digo a cambio. Si tuviera que resumir lo que ha ocurrido en los últimos meses, esa podría ser la frase correcta y sin embargo, dudo que califique como respuesta. Conduzco al ave hacia el exterior donde despliega sus blancas alas y las bate con energía. Dos segundos más tarde la veo alzar el vuelo, elevarse y alejarse del imponente castillo. Me quedo allí, mirando todo y nada. Realmente no sé si estoy listo para hablar de lo que ocurrió conmigo en este lapso de tiempo, saberlo y ser consciente de lo que ahora soy es una cosa, decirlo en voz alta, y decírselo sobre todo a ella, es algo completamente distinto. No dudo que lo sepa, a estas alturas ¿quién no lo sabe?, pero de alguna forma para que sea real debo ser yo quien se lo cuente, quien se lo muestre. Y aún es muy pronto, o tal vez muy tarde para hacerlo.

 ―Lamento no haberte dado la bienvenida en cuanto llegaste. Rose no me lo dijo hasta ese mismo día y yo ya tenía un itinerario planeado, del cual no me pude zafar. Para cuando estuve libre, la noche había caído. Creí que lo mejor era no molestarte.― Y al final, lo había pospuesto día tras día, tanto que me pareció absurdo decir “Bienvenida a casa”. Como siempre, el momento oportuno había pasado.









I Belong To You
avatar
Albus S. Potter
Estudiante Slytherin • Prefecto
Estudiante Slytherin • Prefecto

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 05/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Chloé E. Benoit el Dom Abr 20, 2014 5:01 pm

No sé por qué me salen tan largos, últimamente estoy con imaginación (?) Pero si prefieres los acorto un poco

Pudo oír su risa armoniosa, haciendo en ella un nudo de nerviosismo y sentimientos juntados entre sí, causándole un enorme escalofrío por todo el cuerpo. Su comentario no hizo más que intensificar aquel frío que hacía que los vellos de su nuca que erizasen más aún. No contestó, ya que se quedó observando como la lechuza se subía sobre su brazo. Mientras de deleitaba con un par de segundos, contemplando como tanto el muchacho como la lechuza hacían su tarea conveniente, comenzó a pensar, a analizar aquella frase. Y la comprendió con exactitud, pero tampoco sabía bien como contestarla. Para ella le era casi imposible acordarse de como era antes de todo esto, se había acostumbrado al silencio incómodo, a las preguntas repetitivas, a los comentarios, a los consejos, a la soledad. Y en cierto modo él ya debía de saber porqué se comportaba de esa manera.

Cuando parecía que el silencio ya se había hecho parte de la conversación, pudo volver a oír su voz, lo que hizo volverla un poco en sí, mientras seguía con la mirada el cuerpo se que movía hacia ella, para luego pasar por su lado y estirar el brazo. Percibió como la lechuza tomaba vuelo y se perdía por el horizonte. Y aquello era totalmente paradójico, porque esa ave representaba todo lo que ellos habían sido, al principio melodiosa y alegre, para luego volar libre sobre el cielo. Suspiró sin poder evitarlo, tomando aire para poder contestar con fuerza, firmeza, esa que le flaqueaba cada vez que lo oía.
-Supongo que al final todo acaba cambiando...- Dijo sin más. Porque tenía razón, en parte todo al final acaba cambiando, los sentimientos, las relaciones. Y después de eso vienen las consecuencias, las distancias, los remordimientos, los secretos. Pero ya nada era un secreto, aunque aún seguían existiendo consecuencias, como el distanciamiento. Ese distanciamiento que la convertía en la que era hoy. Porque si algo había pasado desde que sus sentimientos se volvieron totalmente distintos hacia su persona, era el cambio.

Escuchó con una mueca, aún con la mirada fija sobre el cielo, casi desnudo, sin pocas nubes a las que mirar. Si algo había aprendido desde hacía varios meses, era que todo lo del pasado era irremediable, y que por más que siguiese estancada en recuerdos que ahora se mantenían muy lejos del presente, no iba a poder cambiar nada. Aunque eso no interfería sobre su comportamiento, porque sí, sabía que lo hecho, hecho estaba, pero no quería asumirlo, no quería pasar página, simplemente no podía, no sin él. Y por mucho que le habían dicho que debía hacerlo, que ya más nada se podía hacer, ella no desistía. Por mucho que ella supiese que no tenía posibilidades, que seguía un camino sin flores, simplemente, no quería.
-No te preocupes, volví sin avisar, entiendo que no aparecieses.- Pero ella tampoco había hecho ademán de ir a verlo, porque ambos sabían que sería extraño verse después de tanto tiempo y de todas las cosas que aún no se habían dicho. O sí. Quizá ya no quedaba nada más por decir...

Apoyó sus codos sobre la barandilla de piedra, pensativa. En realidad no tenía mucho más que perder, es decir, desde el comienzo de las clases no se habían parado a charlar como hoy, el distanciamiento que había entre los dos se había vuelto más hondo y largo. Era ahora el momento en que podía preguntar lo que quisiese.
-Sabes... Sé esperar.- Dijo con voz neutra. Sentía como sus piernas flaqueaban, pero una vez dicho lo primero no podía retroceder. -Y esperé demasiado, para saber que era lo que realmente me pasaba, con mi familia, con mis amigos, contigo. Siempre he esperado a algo que no sé si existe.- Todas y cada una de las palabras salían de su boca para clavarse después como un puñal sobre su pecho. Siquiera sabía de donde había sacado la fuerza para decir todo aquello. -Y tiempo es de lo que más te he podido dar...- Tenía la mirada perdida, melancólica, recordando su última conversación. -Pero como siempre, volví y tocó esperar. Y posponer. Y yo... Solo no sé que hacer.- Tragó saliva y suspiró satisfecha de haber podido acabar la frase. Sintió como sus manos temblaban, por lo que las agarró con fuerza. No había sido un ultimátum, porque ella nunca había buscado un sí o un no, solo había esperando para ver que era lo que sucedía entre ellos dos, porque estar así la mataba por dentro, el tenerlo lejos simplemente por mera culpa suya, los problemas que se interponían entre ellos... Todo eso le sobrepasaba. Y luego muchas personas no entendían su comportamiento. Al infierno todos ellos.


LIVING IN AFRAID
I need to hear you say that, "I love you, I have loved you all along and I forgive you for being away for far too long". ∑Θ
avatar
Chloé E. Benoit
Estudiante Gryffindor • Prefecta
Estudiante Gryffindor • Prefecta

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 30/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Albus S. Potter el Dom Abr 20, 2014 11:27 pm

Escribe todo lo que debas escribir, te leeré hasta el final.


Me quedo anclado al suelo, allí donde he despedido a mi emplumada amiga, porque no me parece que estar cerca de aquella chica sea lo más seguro, no por ella, sino por mí. En el pasado, muchas de mis noches le fueron dedicadas a esa joven, noches de sueño y noches de vela por igual. Pocas veces soy capaz de soñar, ―las pesadillas son las que llenan mi repertorio ― pero cuando logro hacerlo, ella siempre está presente, ambos, juntos en un mundo onírico e irreal. Irreal, esa era la palabra que más dolía al despertar y darme cuenta de que estaba en mi habitación, que mis compañeros aún descansaban en sus respectivas camas, que el sol aún no había salido, y que la fantasía había durado apenas unas pocas horas. Ni siquiera a eso tengo derecho, pienso con pesadez. Sentado entre el desorden de mis sábanas, me concentraba, intentando reconstruir cada detalle del espejismo, pero al final siempre resulta imposible. Con el tiempo comprendo que la imagen que guardo de aquella alegre muchacha no es más que una idealización, yo mismo me he encargado de distorsionarla y modificarla de acuerdo a mis necesidades. En mis sueños tanto ella como yo, somos otros, sin guerra, sin bando, sin la obligación de elegir, solo magia en su estado más puro. Así que decido bloquearlos a como dé lugar, porque no lo soporto y porque ya tengo suficiente con ser un mortífago como para atormentarme más. Comienzo a pasar más tiempo solo, entre penumbra y silencio, preparando pociones para dormir como para un ejército, mejorando la formula, jugando a ser algo que debo ―y se supone quiero― ser pero que no puedo ser. Me entrego por completo a la única tarea que tengo por delante, a las indicaciones de madame Lestrange, sin poner ningún “pero” de por medio. Caigo, me golpeo, sangro, ésta es la realidad.

Escucho con atención, es más fácil si no la miro directamente, si solo siento su presencia cerca. ―El cambio siempre es necesario, evolución, transformación, metamorfosis…―murmuro en voz baja, un comentario más para mí que para ella, porque de esa forma me recuerdo que las cosas iban a pasar de cualquier forma. No hay casualidad, solo destino. Asiento sin añadir una palabra, solo para dar a entender que sigo prestándole atención. Comprendo que haya querido volver sin que la noticia fuera del conocimiento de muchos, incluso su partida se había realizado en el más oscuro hermetismo. No fue hasta su ausencia prolongada que los comentarios en los pasillos comenzaron a hacerse presentes. Pero como suele suceder, nuevas novedades llegaron y con ello, el tema pasó a ser parte del archivo de la historia, salvo para algunos. Lo curioso del caso es que todas las veces que su nombre salía a relucir, siempre había una mirada puesta en mí. Quizá fuera mi mente la que me hacía sentir observado solo para asegurarme que había algo de ella en mí. Su presencia radicaba en su ausencia.

Sonrío imperceptiblemente, complacido por el valor que está mostrando al hablar de lo que no habíamos hecho hasta el momento. Por algo Gryffindor la escogió, ¿no es cierto? Si, supongo, añado con obviedad, pero no es la única característica destacable en ella, de hecho la lista se extiende mucho más allá de lo que los simples ojos humanos son capaces de percibir. No escucho ningún argumento en contra por parte de la Voz, por lo que doy por hecho que esta vez soy yo el que tiene razón. ¿Debería preocuparme por mantener una eterna rivalidad conmigo mismo? Aún más inquietante, ¿por escuchar una “voz”? ―Dicen que la paciencia es una de las virtudes más grandes que el ser humano puede poseer― respondo mirando el mismo paisaje que llevo observando desde hace un par de minutos. A simple viste pareciera el mismo pero no, no lo es, nunca lo es. ―Creo que jamás te agradecí por todo ese tiempo que me diste― es casi un susurro lo sale de mí, porque siento que si lo fuerzo romperé la capsula que ella ha formado a nuestro alrededor, y no quiero eso. Quiero permanecer aquí arriba donde solo hay dos que pueden comunicarse con palabras, pero aún más con silencios.

Giro mis rostro para observarla y entonces solo lo suelto. ―Gracias―, el gracias más significativo que he dicho en mi corta vida, ni siquiera los que le dado a la abuela por las galletas horneadas me parecen tan sinceros, aunque tal vez se debe a que con siete y ocho años lo único que me interesaba era calmar el gruñido de mi estómago.  ―Me gustaría darte todas las respuestas que necesitas y que llevas tanto tiempo esperando, pero lo cierto es que todas aquellas en la que creí no me han dado buenos resultados. No quisiera que compartieras las mismas penas por la que pasé ― y las que aún estaba pasando. Si había algo que podía hacer, era evitarle más dolor, porque eso era yo, dolor y sufrimiento, no quería eso para ella.









I Belong To You
avatar
Albus S. Potter
Estudiante Slytherin • Prefecto
Estudiante Slytherin • Prefecto

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 05/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Chloé E. Benoit el Lun Abr 21, 2014 4:07 pm

Intentó mantenerse firme, aunque sus palabras le doliesen tanto como las que ella misma había dicho. Los cambios eran necesarios, bien era cierto, pero algunas veces eran dolorosos. Tanto, que ya había optado por no cambiar más por temor a las consecuencias, sabía que feliz no podía ser, entonces, se había refugiado en aquella personalidad. Solitaria y callada. Porque su comportamiento anterior no había hecho más que darle desilusiones y heridas que con el tiempo se habían hecho más grandes, y que en el fondo sabe que nunca podrán cicatrizar del todo. Porque así veía ella la vida, gris y llena de tormentas, donde solo salía el sol cuando aparecía la persona indicada. Esa persona que a su vez le hacía sentir felicidad y dolor al mismo tiempo. Que le hacía sentir pequeña pero a la vez tan grande.

Ni siquiera creía tener el valor para girarse y ver su cara, no podía. Si algo deseaba en esos instantes era correr, aunque siempre miraría hacia atrás para ver si corría sola, o la perseguía. Pero eso era lo que se había dignado hacer durante tanto tiempo, correr ante algo que era inevitable que algún día ocurriese, huir del problema que tuvo que afrontar conforme fue dándose cuenta de lo que comenzaba a sentir. Pero como siempre el miedo la paralizaba, el no saber lo que la otra persona sentía, pensaba. Porque no quería volver a tirarse a una piscina sin agua, no quería volver a sentirse vacía, había tocado fondo. Un fondo que era fácil salir con unas simples palabras, con unos simples gestos. Pero que muy a su pesar sabía que nada de eso llegaría a ocurrir. Porque sabía que la misma persona que había cavado su hoyo, era la única que le podía hacer salir de el. No sabía como seguía en una lucha donde al parecer solo ella batallaba, y que al parecer se atacaba a sí misma. Aunque sí lo sabía, y lo había comprendido mucho antes de marcharse y dejarlo todo atrás.

Su voz volvió a resonar para quedarse grabada de por vida en su mente. Esa voz con la que muchas veces había soñado, con la que había cerrado los ojos en la oscuridad solo para percibirla con más detenimiento y ver lo maravillosa que podía llegar a ser para ella. Esa voz que cuando la escuchaba, recordaba todas las veces sentados sobre la orilla del lago, los llantos, las risas, las despedidas que habían pasado allí. La que causaba que su estado de ánimo oscilase terriblemente conforme las palabras que usase, el noto. Esa simple y llana voz que hacía tanto en ella.
-Entonces debo de ser muy virtuosa, al parecer...- Susurró mientras esbozó una rápida y clara sonrisa, fuera de los ojos del muchacho. Lo último que quería sentir de él era compasión, por lo que aquel agradecimiento no supo como tomarlo. A ella nunca le había molestado esperar, al menos esperar algo con la certeza de que algún día podría saber todo lo que una vez preguntó. Pero conforme iban pasando los meses, sentía que nunca llegaría a saber las respuestas. Y eso era algo que le hacía darse cuenta que cada vez estaba más en lo cierto.

-No debes agradecerme nada, esperé... Espero, por un buen motivo. Al menos para mí sí lo es.- Rectificó sin saber mucho por qué. Sintió su mirada fija en ella, por lo que giró su cabeza y la inclinó ligeramente hacia un lado, regalandole una amable sonrisa. Intentaba no olvidarse de como se respiraba, muchas veces cuando estaba con él sentía que se olvidaba de como hacerlo. Más cuando ambas miradas se clavaban sobre la ajena, aquellos ojos eran idénticos al mar, infundían calma, paz, tranquilidad, sentía unas ganas irrefrenables de adentrarse a ellos y permanecer allí toda la vida.
-Aún no sabiendo tus respuestas, Al, sigo pasando por las mismas penas que pasé anteriormente. Por eso no debes preocuparte.- Le dijo clara y precisa. Lo menos que debía preocuparse ahora mismo era hacerla sufrir, de algún modo u otro ya lo había hecho dejándola con aquella incertidumbre. -Pero yo nunca quise obligarte a algo que no compartíamos. Siempre podías haberme negado todo lo que te dije y decirme que lo olvidase. Pero no lo hiciste, y tampoco quiero que lo hagas ahora.- Se mantenía con una pequeña sonrisa nostálgica en su rostro. Nunca quiso que lo hiciese, nunca querrá que lo haga, nunca lo hará. -Estoy siendo verdaderamente estúpida. Siempre lo he sido. Tú nunca me pediste tu opinión sobre... bueno, sobre lo que yo sentía. Y yo te la di sin más, y ese fue un gesto muy egoísta de mi parte. Y todavía lo sigo siendo. Por todo lo que deberás estar pasando y no hago más que...- Cerró los ojos y cambió la posición de su cabeza para mirar hacia abajo, suspirando. Había empezado con demasiada fuerza, y llegando al final la fuerza simplemente la abandonó. Todo ese tiempo había pensado solamente en ella y en sus sentimientos. Pero todavía no se había parado a pensar que era lo que realmente pensaba él sobre todo aquello.


Última edición por Chloé E. Benoit el Vie Abr 25, 2014 2:17 am, editado 1 vez


LIVING IN AFRAID
I need to hear you say that, "I love you, I have loved you all along and I forgive you for being away for far too long". ∑Θ
avatar
Chloé E. Benoit
Estudiante Gryffindor • Prefecta
Estudiante Gryffindor • Prefecta

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 30/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Albus S. Potter el Jue Abr 24, 2014 9:22 pm

Aguardo paciente con mi mirada fija en su rostro, solo que a diferencia de ella no estoy tan seguro de que mi paciencia sea legendaria. ¿Qué es lo que espero? Con sinceridad no lo sé, quizá una mueca, un ceño fruncido, una risa, un parpadeo, un rubor, no lo sé, lo que sea. Una llamada. Una señal que me diga mucho más de lo que una palabra pueda decirme, solo para saber si el rumbo que estoy tomando es correcto, y si lo que mi estúpida mente acaba de planear no es una locura o suicidio. Pero ella sigue allí, no me mira, no responde. Tan cerca y tan lejos de mí, inalcanzable. Cuando pienso que mis palabras no fueron las indicadas y que solo me hundo más a cada paso que doy, escucho de nuevo su voz… Y entonces todo el aire que inconscientemente retuve en mis pulmones es capaz de salir, me escucho a mí mismo suspirar y a mi corazón retomar su latido natural. El oír parte de mi nombre en sus labios hace que me estremezca ligeramente, es un placer agridulce que no puedo dejar pasar porque quizá en un futuro sea uno de los pocos recuerdos felices de los que pueda presumir.

Mi rostro comienza a sentirse extraño, desvió la dirección de mi mirada y llevo una mano hasta mi mejilla como si de un gesto cualquiera se tratara. Apoyo mi mentón en la palma abierta mientras intento averiguar lo que sucede conmigo, pronto entiendo el porqué de la rara sensación que experimento. Hace tiempo que dejé de sonreír ―no suelo mostrar sonrisas sinceras en todo caso, sino de esas amables y de cortesía―, tampoco es como si hubieran muchas razones para hacerlo. Y ahora en menos de diez minutos he perdido la cuenta de cuantas veces lo he hecho. Sin poder evitarlo, reprimirlo o esconderlo una vez el proceso ha comenzado, me limito a dejar que pase. Las comisuras de mis labios se elevan con parsimonia, una a una, y así, sin más ciencia me encuentro sonriendo otra vez, a ella. Agito de lado a lado mi cabeza para alejar mi repentino descubrimiento, ahora no es el momento.

No se trata de eso― suelto una vez recupero el control de mi cuerpo y mis facciones. Niego con pesadumbre porque por la forma en que lo dice, pareciera que todo es terrible y malo para ambos, no lo es, nunca lo ha sido. Incluso en la distancia hubo algo. ―Incluso si fuiste egoísta me alegro de que lo hayas hecho, sabes, normalmente suelo ser bastante intuitivo con las personas pero durante un tiempo tu siempre me ofuscabas, si es se puede decir de esa forma.― envío mi mirada hacia abajo. ¿Es está la confesión que tanto anhelaba? Cruzo los dedos de mis manos, los unos entre los otros, uniendo mis palmas y preguntándome qué se sentirá tocar su piel, qué tan suave puede ser. ―Al inicio no supe de lo que se trataba, quiero decir, siempre fuimos bastante cercanos, y de pronto tú y mi hermana no podían permanecer en el mismo lugar. Fue difícil para mí ver como dos personas que eran familia se distanciaban cada vez más y más, pero no dije nada porque cada quien maneja sus demonios como puede y porque Lily… Lily es la persona que cambia más rápido de opinión ― una mueca de resignación se me escapa, pese a que es mi hermana en ocasiones ni yo mismo soy capaz de soportarla. ―Pero por otro lado, el que tú y ella se separaran me dio a mí la oportunidad de pasar más tiempo solo contigo. Y entonces sucedió, sin darme cuenta te convertiste en una parte importante de mí. Aun cuando nosotros mismos comenzamos a tomar rumbos distintos, cada día esperaba verte durante el desayuno, en los pasillos, en las clases, solo para constatar que estabas allí. Incluso cuando solo nos mirábamos sin intercambiar palabra alguna, verte me alegraba en secreto. ― Hasta ahora, ninguno de aquellos pensamientos se había materializado con tanta solidez, y el ponerlo en palabras lo hacía sentir más fuerte. ―Y la mañana siguiente a nuestra despedida, comprendí lo terrible que era mi realidad. El resto, el resto de mis días no tiene mayor importancia salvo quizá por una cosa. ― hago una pausa en mi discurso solo para separar mis manos y tomar con fuerza mi brazo derecho. Me giro hacia ella y con lentitud elevo la manga del suéter que cubre la piel. Conforme retiro la prenda una imagen se deja ver, al principio sin forma pero una vez la mitad ha sido mostrada, el resto no es difícil de imaginar. Finalmente la marca tenebrosa aparece, tenue debido a su pasividad, pero sin duda alguna presente.

He tomado mis propias decisiones en tu ausencia y no me arrepiento de ellas. Sin embargo es algo que debes tener en cuenta, porque sin importar la espera, debes saber el peligro que representa y lo que signfiica. Nosotros, yo, no me parece justo porque yo gano mucho, pero tú, tu puedes perder todo. ― En medio de aquella calidez no es posible que olvide tan fácil mi presente, lo que soy. Sin poder soltarla pero sin poder sostener su mirada tampoco, es mi turno de mirar el suelo y sentir como bajo la piel de mi brazo, la marca arde.









I Belong To You
avatar
Albus S. Potter
Estudiante Slytherin • Prefecto
Estudiante Slytherin • Prefecto

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 05/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Chloé E. Benoit el Vie Abr 25, 2014 2:12 am

Siempre había pensando que percibía con más detenimiento su voz si no miraba fijamente a sus ojos, ya que muchas veces había soñado despierta con ellos y contemplarlos no le hacía más que divagar sin rumbo por el sendero de sus pensamientos. Por ello se mantenía cabizbaja, observando sus propias manos, temblorosas solo al pronunciar palabra. Porque muy en el fondo temía sentirse igual que la última vez -o al menos ante penúltima- que se encontraron, aquel vacío interior que sufrió durante todo su viaje, ese que aún seguía guardando sobre su pecho. No podía evitar llevarse alguna desilusión, sin haber existido alguna por la que deshacerla. Y seguía pensando igual, por muchas veces que se sintiera así, no iba a parar hasta encontrar una mínima respuesta, algo que le hiciese creer que no estaba en lo cierto, que sí existía algo, que no todo estaba en su imaginación. Porque hasta temía, que todo, hubiese sido una propia imaginación.

Aún sentía el leve peso de la cámara colgando sobre su cuello, y deslizó la mirada desde las manos hacia la cámara que se balanceaba ligeramente cuando tomaba aire. Estaba claro que ya no la utilizaría más, al menos no por ahora, ni siquiera si los dos toman caminos distintos y se volvía a quedar a solas, seguramente iría corriendo a otro lado a pensar. Llevó una mano hacia su bolsillo derecho y extrajo su negruzca varita, para llevarla hasta el artefacto mágico, apuntar la punta hacia la cámara con un leve toque y al momento, ésta desapareció.

Sus primeras sospechas en cuanto al pasado se trataba, se enfundaron cuando comenzó a sentirse extraña y tímida a la vez al escuchar las palabras de su amigo. No recordaba bien cuando fue la primera vez que comenzó a sentir que su corazón se aceleraba cuando abría la boca y decía su diminutivo, sí, suyo, ese que solo él decía. Lo que sí sabía era que aún le seguía pasando exactamente lo mismo, diría que lo que sentía ahora era mucho más fuerte. Y era lo que le estaba ocurriendo ahora, esos nervios que afloraban conforme sentía que ambos permanecían en el mismo entorno. Y comenzaban a aumentar cuando su cerebro recibía todas aquellas frases y las iba acomodando, comprendiendo el significado. Por una vez en varios meses, sus palabras no herían la sensibilidad de la francesa, no la hacía decaer, sino todo lo contrario, le daban esperanza, esa que había olvidado hacía tiempo. Y sentía que si Merlín no le daba fuerzas caería al suelo sin conocimiento. Pero no podía ocurrirle eso, no ahora, no después de tanta espera, ¿no se suponía que la paciencia era una gran virtud? Estaba en lo cierto.

Las cosas no mejoraban conforme a su estado cardíaco. De repente las palabras cesaron y sintió que al fin Merlín había dejado de darle ayuda y caería al suelo, pero notó como el chico se giraba ante ella y no pudo hacer más que fijarse en un brazo que casi la señalaba. Apretó los labios con fuerza, sin antes hacer un leve movimiento sabía lo que iba a hacer, pero no lo detendría, sabía que al final tendría que pasar y que era él quien tenía que enseñarle todo lo que había pasado en su ausencia. Al final dejó al descubierto su antebrazo, divisando con demasiada obviedad la marca que tenía sobre la piel. Al momento volvió a retomar las palabras y levantó la mirada hacia sus ojos. Poco antes de que al final terminara de hablar, sujetó con rapidez y fuerza el mismo brazo que él seguía sujetando, y se acercó a él, sin desviar ni un centímetro la mirada sobre la suya.
-Entonces afrontaríamos juntos las consecuencias.- Dijo decidida, sin pestañear. Porque habían llegado hasta allí, donde casi nadie hubiese podido llegar, donde muchos se hubiesen retirado por el camino o hubiesen dado un paso atrás después de esto. Pero no, ella no. -Porque si tú saltas, yo muero. Porque si tú aprietas, yo sangro. Porque me da igual perder si es a tu lado.- Tragó saliva sin moverse un poco de su posición. -Porque yo ya he perdido demasiado sin ti. Porque no dejaría que nada malo pasase.- Pasó rápidamente la lengua sobre sus secos labios. Y nunca habría dejado que nada le hubiese ocurrido, estuviesen distanciados, peleados o en países diferentes. Porque nada cambiaba lo que ella sentía. -Voy a permanecer contigo quieras o no, siempre lo estaré, aunque sea desde la lejanía, en la oscuridad, observándote mediante unos prismáticos mágicos si hace falta.-

Su respiración se mantenía acelerada, haciendo que su pecho se moviese más de lo necesario. La rapidez con la que se había movido hacia él, solo había hecho más que una cosa, atraer su olor hacia ella. Y siempre se había parado a pensar por qué en las clases de pociones, donde le enseñaban como hacer amortentia, ella percibía la menta. Pero ahora ya lo sabía. Él olía a menta.


LIVING IN AFRAID
I need to hear you say that, "I love you, I have loved you all along and I forgive you for being away for far too long". ∑Θ
avatar
Chloé E. Benoit
Estudiante Gryffindor • Prefecta
Estudiante Gryffindor • Prefecta

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 30/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Albus S. Potter el Vie Abr 25, 2014 9:49 pm

Antes de que caiga por completo, de que sucumba en la oscuridad, de que me deje hundir y arrastrar por el pesar o las sombras de mi interior ―que ahora parecieran removerse solo para recordarme que viven dentro de mí y que si me dejan llevar una vida “tranquila”, no es sin un precio que más tarde deberé pagar― ella me toma y me sostiene con fuerza. Por un instante me aturde, porque hombre, puedo sentir toda su palma sobre mi piel, fuego líquido que me recorre y envía descargas eléctricas a través de toda mi extremidad de ida y vuelta. ¿No es esto lo que segundos antes me estaba preguntando? ¿Por lo que sentía curiosidad? ¿Por su tacto? Así que me quedo quieto, entre disfrutando y sin saber muy bien cómo reaccionar, porque dejando de lado la cuestión del contacto físico, ella no está rechazándome o marginándome por lo que acabo de mostrarle. Y es ése hecho, el que me hace abrir los ojos y mirarla con seriedad, escrutándola. No es que esperara que se fuera o huyera, no por supuesto que no; incluso antes de todos nuestros cambios, ella nunca le hubiera dado la espalda a un amigo que pidiera su ayuda ―y de cierta forma, siento que estoy pidiendo su auxilio para contrarrestar mis efectos negativos― pero sí esperaba preguntas, muchos porqués que esquivaría con todo el ingenio posible del que pudiera hacer uso. Y sin embargo, nada de eso llega; por el contrario es todo su ser lo que me entrega, sin reservas y sin dudas. ¿Es posible que alguien quiera derrumbarse conmigo? ¿Qué acepte un destino así? Me es imposible imaginarlo pero está sucediendo. Por lo tanto, me siento culpable y mi corazón se oprime un poco más después de cada sonido evocado. De no ser por mí, ella no tendría que ser orillada hasta este punto, al sacrificio, al suicidio quizá. Y entonces una alternativa viene a mi mente, imprevisiblemente. Yo podría desaparecer de su vida, pero esta vez sin ocasionar tanto daño o en esencia ése sería el objetivo. Bastaría un movimiento de varita y la palabra adecuada para que ella me olvidara. Claro habría detalles que arreglar, y probablemente se convertiría en una cadena de movimientos de varitas y palabras exactas por solucionar. Pero fatídicamente pienso que cuando alguien decide terminar con su existencia, lamentablemente los problemas no finalizan con esa vida desvanecida, uno no suele pensar en lo que deja atrás, y ese, me parece, es los peor que puedes hacerle a quienes te aman, un rastro de dolor.

Al escucharla decir que siempre estará conmigo sin importar qué, me doy cuenta de lo estúpido que estoy siendo, y me avergüenzo del hecho de haber pensado hechizarla. En mi desesperado intento por evitar la crudeza del futuro, ni ella ni yo podríamos seguir viviendo como hasta ahora.  Entonces lo acepto, la acepto. Con su irrefrenable acto al acercase a mí y hacerme enfrentar mi miedo, ella disminuyó la distancia que nos separaba. Me toma un segundo tomar su mano con mi mano derecha y darle un pequeño tirón hacia mí, porque si esa marca puede destruir también puede unir. La atrapo contra mi pecho y la encierro entre mis brazos, rodeándola. ―Moriré antes de permitir que tú lo hagas por mí, porque al menos de esa forma podré pagar una parte de todo lo que me das y me has dado― Por ahora es todo lo que puedo prometerle y aunque es poco, casi nada, me juro a mí mismo que pondré todo mi esfuerzo en ello, porque el mañana es incierto y el presente muy frágil como para pactar algo más, incluso si quiera hacerlo. ―Hasta entonces, me aseguraré de que no sufras más por causa mía― porque es un error que no puedo cometer dos veces.









I Belong To You
avatar
Albus S. Potter
Estudiante Slytherin • Prefecto
Estudiante Slytherin • Prefecto

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 05/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Chloé E. Benoit el Dom Abr 27, 2014 3:15 am

Te avisé que no tenía mucha imaginación, perdona, espero que te guste...

Le lleva un poco de tiempo darse de cuenta que estaba sobre su pecho, rodeada por sus brazos, inspirando su olor. Comenzó a retroceder en su mente y intentó buscar el momento en que ella estaba así, tan cerca, tanto que oía los latidos de su corazón. Y comenzó a sentir su piel arder, su mano, ella entera ardía. Y no sabía como reaccionar, no sabía que decir, o sabe que hacer. Por lo que intentó seguir retrocediendo y buscando las palabras que habían sido vagamente oídas, y pronto dio comienzo a entender el significado, o no. Sus párpados se cierran y se abren, indecisa, quizá escéptica por lo que acababa de ocurrir y oír. Y empezó a sentir que su corazón vuelve a ir más rápido de lo que debía, y a olvidarse de como se respira. Pero intentó calmarse, calmar esos impulsos, esas ganas. Cerró fuertemente los ojos, esperanzada de que eso no era una pura imaginación. Pero no lo era, porque al abrir los ojos seguía en la misma posición, con él, con todo lo que eso significaba. Entonces levantó sus brazos, y dudando, los pasó por la espalda y lo oprime sin mucha fuerza, pero lo atrae hacia ella. Esperando un momento así tanto tiempo y simplemente no podía creer que se encontrara en esa situación, porque el mundo se hacía pequeño cuando sentía esa felicidad, porque podía pasar lo que fuese, que ella no dejaría de estar así.

Se quedó poco tiempo callada después de haber oído sus palabras, aún seguía pensando que decir. Se había quedado medio paralizada y aún seguía sin saber que contestar, no se esperaba su acción. Así que asintió, solo asiente, porque quiere seguir oyendo eso, le gusta oírlo, algo que siempre había esperado oír. Y aunque sabía por todo lo que podía pasar después de eso, él seguía allí, con ella, en vez de abandonarla y decirle que aquello era meramente imposible, que debía de olvidarse de todo y vivir en otro lado. Pero por mucho que él dijese eso, ella seguiría igual de enamorada que el primer día. Porque sí, eso era, amor, algo que nunca se había atrevido a decirlo en alto, algo que pensaba que nunca pasaría. Algo que ahora parecía hacerse real.
-Al, tampoco quiero ponerte en peligro por esto. Yo lo único que no quiero ser un obstáculo, o un estorbo. Siempre puedes retroceder, siempre puedes decirme que no. Pero, recuérdalo, por mucho que me alejes, por mucho que intentes que lo olvide, seguiré contigo.- Porque en eso consistía aquello, ¿no? En mantenerse unidos pese a los impedimentos que hubiesen. -¿Y entonces qué es lo que vas a hacer?- Se despegó de su pecho para mirarlo a la cara. Aquella frase no le había dado mucha confianza, por una parte seguía temiendo que que después de todo, después de las palabras, él se negase y hiciese su camino apartado de ella. Porque sufría más sin él que con él, porque ella no veía sufrimiento si al final encontraban la manera de manejar las cosas, de sobrellevar todo pese a las circunstancias. Porque de aquello trataba el supuesto amor, de mantener al otro, de ayudar, de apoyar, de nunca dejar caer.


LIVING IN AFRAID
I need to hear you say that, "I love you, I have loved you all along and I forgive you for being away for far too long". ∑Θ
avatar
Chloé E. Benoit
Estudiante Gryffindor • Prefecta
Estudiante Gryffindor • Prefecta

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 30/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Albus S. Potter el Dom Abr 27, 2014 7:36 pm

Gracias


Me reconforta el hecho de sentir sus delgados brazos unirse a mi alrededor, primero dubitativos e inseguros pero al final firmes y decididos; porque por un instante me preocupa su quietud y su silencio. De nuevo, no soy capaz de recibir una respuesta, no soy capaz de leerla con tanta claridad como solía hacerlo anteriormente, antes, cuando solo me bastaba echar una mirada a su rostro para saber si ella estaba bien o si, por el contrario debía preguntarle qué es lo que marchaba mal. No, ahora no puedo decirlo, y me molesta, porque debería poder hacerlo. Después de lo que parecen años interminables, ella realiza un corto movimiento de cabeza y eso hace se me separe un poco, sin soltarla del todo, solo para poder apreciarla una vez más, porque lo maravilloso de esto es que ahora tengo el derecho de hacerlo sin tener que reprimirme ―aunque admito, que seguiré observándola en secreto porque ese sigue siendo un ligero placer y capricho que quiero darme― y me emociona, pero no lo dejo traslucir por temor a que sea una fantasía.

Estoy seguro que si ella pusiera más atención a sus palabras, se daría cuenta de que la completa contradicción en la que me está poniendo; pero no me importa, porque de esa forma sé que sin importar cuanto lo intente ―y no es que piense seguir haciéndolo, no más― ella no va a alejarse de mí. Así que esta una promesa, nuestra promesa, juntos hasta al fin. Suspiro y al recuperar al aire que he expulsado, parte de su aroma entra en mí. Lo disfruto, lo saboreo y lo guardo en mi memoria antes de que se me escape. Me concentro en la pregunta que acaba de lanzar, porque de cierta forma no es solo para mí, ambos debemos pensar en lo que haremos a partir de ahora. Fingir que este día no sucedió, no es una opción ―definitivamente es algo que quiero recordar el resto de mi vida y contárselo a mis hijos y nietos algún día―, escondernos y evitar todas las cuestiones ajenas a nuestros sentimientos podrá servir, ¿pero cuánto duraría nuestra burbuja antes de reventarse? ¿Antes de que toda las acciones nos golpeen con rudeza?; contárselo a todos… eso sería lo ideal, y por supuesto que me encantaría, pero justo en este momento no era precisamente libre de hacerlo.  Había dos posibles desenlaces para esta última opción. El primer escenario era alentador, si ella era reconocida por mí, obtendría algo de “respeto” por parte de los míos. Eso me aseguraba que ningún aprendiz de neo-mortífago en el colegio se metiera con ella o le causara problemas, así me sentiría más tranquilo. Los enfrentamientos entre los chicos de slytherin contra el resto de las casas ―en especial con la casa roja y dorada― se habían intensificado en las últimas semanas, pensar que ella pudo haber presenciado, o peor aún, salido herida en alguno de ellos, me oprimía el pecho. No, si yo podía asegurar en cierta medida su seguridad dentro de Hogwarts, lo haría. El segundo escenario, no podía siquiera ponerlo en palabras, las imágenes se agolpaban en mi mente, todo lo contrario al primer plano edificado sucedía. Me estremezco por mis ideas, y no sé cuánto tiempo ha pasado desde que me sumergí en mis pensamientos por lo que la miro directo a sus ojos para evitar que me pregunte a acerca de lo que cruza mi mente. ―No te preocupes por eso, yo me encargaré. Haré lo que sea necesario para que todo marche bien― probablemente, tuviera que soportar algunos comentarios por parte de mis camaradas, pero eso era algo que bien podía soportar, si a cambio podía disfrutar de la compañía de esta chica.

Le sonrío para restarle algo de peso a la pregunta y relajar el ambiente. Era increíble, lo fuerte que el sentimiento podía volverse; jamás había imaginado que podría ser diez veces más profundo, porque ya no se trataba de mí. Ahora lo que me importaba no era yo, sino ella, y dado que era recíproco, tampoco debía preocuparme por mi, ella lo haría en mi lugar. ―Por ahora será mejor que salgamos de aquí― hablo de nuevo mientras paso mi mano por su mejilla ruborizada y cálida, mientras la otra permanece cerca de su cintura. ―Yo debo ir a arreglar ciertos detalles, pero te encontraré más tarde y podremos seguir hablando de esto si te apetece― inclino hacia un costado mi cabeza para desviar mi mano y poder tocar su cabello. Antes de soltarla por completo y alejarme un paso me detengo, e imprevisiblemente me acerco de nuevo solo para depositar un rose de labios en su frente. Me sorprende mi acto pero se siente bien, así que decido no pensar más en ello, porque es lo que es, no hay más ciencia en ello. Con más seguridad de la que tenía al llegar, salgo de la lechucería y troto escaleras abajo. Hoy nada puede ir mal.









I Belong To You
avatar
Albus S. Potter
Estudiante Slytherin • Prefecto
Estudiante Slytherin • Prefecto

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 05/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nor you nor without you

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.